Documento de conclusiones finales de las sesiones celebradas en el transcurso del encuentro #NeThinking2016, celebrado en San Simón, a Illa do Pensamento.

BIG DATA: La era dos datos masivos

La mesa de Nethinking analizó en la primera sesión la situación actual del Big Data advirtiendo de la doble cara que presenta, como casi todos los avances tecnológicos: un peligro si no se controlan las consecuencias de la falta de privacidad o una bondad si se aplica de forma positiva.

La cantidad de datos generados en los últimos años, y la que se genera cada minuto en el mundo, hacen que sea imperioso empezar a utilizarlos de manera inteligente. Por un lado la sociedad puede tener y monitorizar, incluso de forma alternativa a los cauces oficiales, muchos aspectos de la vida en el campo y en las ciudades. Los sensores nos permiten conocer desde el tiempo atmosférico hasta el estado del tráfico, pero también montar una red alternativa a la gubernamental para conocer el nivel de contaminación tras el accidente nuclear de Fukusima.

NEGOCIOS: nuevos medios, mismos fines

En la segunda mesa se analizaron diversos modelos de monetización en la red:

  1. Modelos Freemium

Su objetivo es ofrecer una versión gratuita de un producto o servicio y cobrar por una versión mejorada, con mayor capacidad o sin interrupciones publicitarias. Un ejemplo de este modelo semigratuito sería SPOTIFY, aunque mucho se debate sobre si éste será el futuro de la música porque después de diez años de vida sus pérdidas anuales siguen incrementándose año tras año, a pesar de que ha conseguido que un tercio de sus usuarios (28 millones) paguen por la suscripción premium.

  1. Modelos basados en Publicidad

Este modelo parecía que iba a hacer rentables los medios online, pero la realidad es que a día de hoy el 85% de los ingresos por publicidad online se reparten entre Facebook y Google y el uso de los ad-blockers prevé que los medios van a tener aún más dificultad para monetizar sus contenidos sólo con publicidad.

  1. Modelos basados en consumo colaborativo o de “Customer to Customer”

El consumo colaborativo emula el modelo tradicional de compartir o intercambiar productos o servicios, otorgando especial importancia a la reputación de las personas. Y en Nethinking nos hemos preguntado:

¿Es la reputación la nueva moneda del siglo XXI? ¿O es el tiempo?

¿Triunfará alguno de estos modelos?

¿Será la combinación de varios los que generen rentabilidad a los negocios digitales?

Son algunas preguntas que nos hacemos y a las que continuamos buscando una respuesta…

INTERNET DE LAS COSAS: la hora de los prodigios

La segunda jornada se abrió con un tema en permanente evolución: ¿El internet de las cosas o las “cosas” de Internet?, nos preguntábamos al inicio de esta mesa. Sólo un pequeño porcentaje de la nueva tecnología triunfa y no siempre es la mejor. Si una persona se conecta a la red le cambia la vida. Pero si todos los objetos del “Internet de las cosas” se conectan es el mundo el que cambia. Hablamos del reto del futuro que propuso Kevin Ashton en 1999.

Pero en este mundo de creación tecnológica constante la tecnología por la tecnología es un gasto de recursos inmenso que solo causa ruido. Las empresas también están dando palos de ciego para no perder competitividad y los gobiernos siempre van por detrás en cualquier revolución legislando en papel lo que requiere una respuesta dinámica.

La cuarta revolución industrial está en marcha y el futuro es tan ilusionante como incierto. La seguridad y privacidad de los datos de billones de dispositivos conectados está comprometida por la laxitud de una norma lenta e indefinida. No sabemos si compensará pero el reto merece la pena.

 

ATLAS DE ANATOMÍA VIRTUAL

Ya nadie duda de la importancia que las redes sociales tienen en la vida de los periodistas, pero estos profesionales han aprendido a utilizarlas a través de procesos de autoformación y “ensayo-error”.  De esta forma, los profesiones han disfrutado las ventajas, hallado nuevas utilidades y detectado los peligros, es decir, esos errores que pueden acabar con la credibilidad del periodista. Twitter se consolida como la gran red social como plataforma de noticias, narración en directo y obtención de información. Sin embargo, ha sido superada por otras en “engagement” o tiempo de permanencia y conversación.

La “crisis de Twitter” coincide con la pujanza de otras redes, como Snapchat, el mejor exponente de cómo una red puede ofrecer contenidos de calidad, ofrecer privacidad al usuario y apoyar el relato fragmentado facilitando de esta forma un mayor engagement. Los periodistas necesitan explorar estas redes para comprender los hábitos del consumo de los usuarios y así saber responder a las necesidades de información en estas plataformas.

 

CONTENIDOS Y FORMATOS: Lo breve y lo híbrido

En la última charla de Nethinking6 se analizaron los contenidos y formatos. Instalados en lo micro y lo efímero, pero es algo engañoso. Entre las conclusiones del debate se hizo patente que la extensión no tiene término medio en internet: o es muy corta o es muy larga; los contenidos extensos buscan un lector premium. Los usuarios no tienen tiempo para perderlo, aunque es una percepción confusa, porque consumen series en capítulos pero se ven una temporada entera seguida. Sobre los nuevos formatos, se recordó que los haikus existen desde hace siglos, aunque ahora se transformen en tuits o en micropoesía: el muro de Facebook eran las carpetas del instituto. Internet es puro texto; es la versión 2.0 de cuando se abría una enciclopedia pero, en general, los géneros breves han sido siempre populares y por este motivo han sido poco estudiados.

Como riesgos, se habló de la infoxicación y la falta de tiempo, especialmente entre los jóvenes, para la reflexión, lo que puede ayudar a la difusión de bulos y leyendas. Tampoco faltaron las alusiones a los nuevos lenguajes, desde los emoticonos hasta los gifs, aunque el contenido sigue siendo el rey. Lo fácil es escribir un epigrama; lo difícil es escribir un libro de epigramas.